Curriculim Adela Ferrer Curriculim Adela Ferrer galeria de imágenes Adela Ferrer Cursos y conferencias Curriculum Adela Ferrer Tel: 96 333 09 72 - 619 28 22 54 / E-mail: adela@adelaferrer.es Curriculum Adela Ferrer Tel: 96 333 09 72 - 619 28 22 54 / E-mail: adela@adelaferrer.es  

Inicio - Cursos y Conferencias

Adela Ferrer - astróloga experta en ocultismo y magia

 

LA CORRECTA ORIENTACIÓN
ASTROLOGÍA Y ARQUITECTURA EN EL "LIBRO CONPLIDO"

 

Que la orientación de una casa es fundamental para la armonía y el bienestar de sus habitantes no es ningún descubrimiento. Ya desde antes de la civilización, los seres humanos conocían perfectamente, mirando el cielo, dónde y cómo podían acampar y plantar las tiendas para que no se las llevara una avenida del río, en qué lugar podían encender el fuego o construir el horno de tal forma que el viento soplara lo justo para que avivase la llama sin provocar un incendio y sin que revolviese el humo sobre los alimentos.
Por eso, cuando decidían fundar una ciudad, establecer el hogar, salir de caza, plantar árboles o semillas, o solicitar hospitalidad a un extranjero cuando atravesaban sus tierras, eran respetuosos con las Leyes de la Naturaleza y conscientes de que se jugaban mucho en ello; la diferencia de actuar o no con arreglo a la norma del sentido común era grande: de eso dependía que su esfuerzo se viera recompensado con el éxito y que su vida fuera más sana y feliz.

Estas normas, tan antiguas como ya experimentadas por nuestros antecesores en el arte de vivir sabiamente, aparecen en un tratado medieval de astrología: "El Libro conplido en los iudizios de las estrellas": en el capítulo 16 del Libro I se dice: "Sepas que desde el sur hasta el Este es el lugar de Venus. El mismo punto del Este es el del Sol. Desde el punto del Este hasta el Norte, que es el ángulo de la tierra, es de Júpiter. El mismo punto del Norte es de Mercurio. Desde el punto del Norte hasta el punto del Oeste es de la Luna. El mismo punto del Oeste es de Saturno. Desde el punto del Oeste hasta el Sur es del Nodo Norte. El mismo punto del Sur es de Marte".
Esto, dibujado sobre un gráfico astrológico equivale a situar al Sol en el Ascendente; a Júpiter entre el Ascendente y el Fondo del Cielo; a Mercurio en el Fondo del Cielo; a la Luna entre el Fondo del Cielo y el Descendente; a Saturno en el Descendente; al Nodo Norte entre el Descendente y el Medio Cielo; a Marte en el Medio Cielo, y a Venus entre el Medio Cielo y el Ascendente. (Figura 1)

No parece que tenga demasiado sentido, ya que, a excepción de que el Sol está en el lugar natural de su ascenso por el horizonte este, y se trata del Rey de los cielos, conductor de todos los demás y en su oposición -el Descendente- está Saturno, su enemigo natural, señor de la oscuridad, en la puerta de la noche donde todos los astros se ocultan, los demás se quedan un poco descolocados.
Ahora bien, no perdamos de vista que en realidad no estamos observando un tema natal ni un mapa celeste de un determinado momento del tiempo, sino una Rosa de los Vientos, una brújula. A Pepita Sanchis, astróloga perteneciente a la Escuela de Traductores de Sirventa, le debo el siguiente hallazgo:
Se forman dos cruces de tal modo que el Sol -SECO Y CALIENTE- en el Este, se enfrenta a Saturno -SECO Y FRÍO- en el Oeste; Mercurio -SECO Y FRÍO- en el Norte se opone a Marte -SECO Y CALIENTE- en el Sur, y así se completa una cruz seca. (Figura 2)
La otra cruz es húmeda: Venus -HÚMEDA Y CALIENTE- en el Sureste frente a la Luna -HÚMEDA Y FRÍA- en el Noroeste; Júpiter -HÚMEDO Y CALIENTE- en el Noreste enfrentado al Nodo Norte, al cual habremos de otorgar una naturaleza fría y húmeda. (Figura 3)

Este capítulo tan interesante viene seguido de instrucciones concretas sobre dónde debe situarse uno mismo ya sea en la propia casa o bien en una ajena: cuando recibamos una visita que sea de nuestro agrado, hay que actuar como un buen anfitrión, ya que la Ley de la Hospitalidad es sagrada (en la Edad Media, mesones y hoteles no abundaban precisamente y el viajero tenía que repostar agua para sus caballerías y proveerse de víveres y, claro, siempre agradecía ser bien recibido en alguna casa donde poder solazarse con un buen baño, y donde se le ofreciera comida caliente, posibilidad de intercambio comercial o cultural y buena conversación). Por eso, si queremos recibir adecuadamente a un huésped, debemos sentarnos en el lugar de Venus (sudeste) y así lo podremos seducir, y ofrecerle asiento en el lugar de Júpiter (noreste) para que su estancia sea afortunada; o al contrario, el anfitrión en el lugar de Júpiter, sin dejar el sitio de privilegio y el invitado en el de Venus, de tal manera la reunión será fructífera y entre ambos se estrechará la amistad. Es decir: "Cuando desees situarte en tu casa, colócate siempre en la parte de las fortunas y si viene alguien que te agrade, siéntale contigo en esa parte o en la parte de la otra fortuna".
Sin embargo, cuando alguien viene a hacernos visita y dudamos acerca de sus intenciones, hay que dejar que escoja él el lugar donde sentarse y después observar: según el punto cardinal que ocupe podemos averiguar con qué predisposición ha venido. (La solución, en la pág. 79, capítulo 17 del "Libro conplido en los iudizios de las estrellas", Ed. Indigo).
Pero el "Libro conplido" es, como su propio nombre indica, completo. Y, acerca de la vivienda y su orientación, en el capítulo 34 del libro II, en un apartado de astrología horaria titulado "Del ladrón y del robo", aparecen claras indicaciones con respecto a la localización espacial del delincuente: "Cuando quieras saber la casa donde está el ladrón, el lugar del Sol indicará la casa en que está; y la Luna, la puerta de la casa. Si el Sol está en signo oriental, la casa estará hacia el Este con respecto al lugar en que se encuentra el astrólogo que estudia el caso". A continuación se refiere a cómo es la casa donde se oculta el botín y, en este punto aparece toda una serie de aforismos que relacionan analógicamente cada planeta con las diversas estancias de la vivienda; así, por ejemplo, Saturno sería el significador de los lugares oscuros y malolientes, donde se depositan los desechos: "la cámara privada"; Júpiter el de la sala mejor acondicionada; Marte el de la chimenea, la cocina, el lugar donde matan a los animales, etc.
En la introducción del tratado y en muchos otros lugares del libro vienen recomendaciones para los estudiantes de astrología: "...El estudioso entendido, sutil y agudo, saca sus propias conclusiones. El necio, que pasa por ella (la ciencia de las estrellas) deprisa, tropieza y la pierde por su necedad y su apresuramiento". "De aquel que sepa asemejar las cosas de ariba con las de abajo, se verificarán sus dichos, sus pensamientos y sus hechos..." "Busca, estudia y encontrarás, con Dios". Con el sano propósito de huir de la necedad, se me ocurrió que, si cada planeta rige una estancia de la vivienda y, al parecer, hay una específica orientación espacial en la que cada uno de los planetas actúa adecuadamente, quizá podría averiguar la mejor ubicación de las diversas partes de la casa según las normas de la antigüedad.


Para entender mejor esta parte de mi artículo, consulté con D. Román Jiménez, arquitecto del Ayuntamiento de Valencia y en cuanto le fui leyendo los puntos cardinales correspondientes a cada estancia de la casa, enseguida me respondió: -¡Naturalmente, eso que me dice es de manual!, me está usted describiendo la orientación perfecta de acuerdo con el mejor aprovechamiento de la luz diurna. A continuación, los comentarios a los aforismos del "Libro conplido", fruto de mi conversación con don Román:
"Si quieres saber la forma de la casa por dentro, mira la posición del Sol, y así sabrás cómo es el patio de la casa". Es decir, al Sol corresponde el Este, luego se consideraba como el mejor lugar para la construcción de un patio descubierto o un jardín, pues recibirá los primeros rayos del Sol cuando todavía no queman y las plantas o árboles crecerán mejor. (Plano 1, a: al porche que da entrada a la casa se accedepor un jardín. Dentro del salón hay dos tresillos y en ambos se ha orientado uno de los asientos en los que quien se siente, brille. En la planta alta, también)
"Sabrás dónde está la despensa y el lugar donde tienen el agua y el pozo a través de la posición de la Luna". El lugar de la Luna es el noroeste; si deseamos disponer de un estanque, una alberca, una fuente o un pozo, conviene construirlo al Noroeste del jardín o de la propiedad; ése es sitio donde la Luna, señora de las aguas, cuidará de que el agua esté todo el año a la temperatura ideal y siempre en perfectas condiciones. (Plano 1, b: también en al cocina, al noroeste de ésta, encontramos el fregadero; en el comedor, el aparador para la cristalería, que es de la Luna. En el plano 2, correspondiente a la segunda planta, los lavabos de los baños tienen esa misma orientación).
"De la posición de Venus extraerás el lugar de los juegos y el de las mujeres". Los dormitorios -lugar de los juegos- deberían estar entre el Este y el Sur; así unimos a Venus y Marte y facilitaremos los juegos que analógicamente se relacionan con estos planetas. El sudeste es donde disfruta Venus, señora de la belleza y el amor; así por la mañana entrarán los primeros rayos de Sol (ideal para despertarse temprano y de buen humor). Y no recibirán el calor del sol al atardecer, luego estarán más frescos a la hora de irse a dormir. (Plano 1 y 2, c: los dormitorios con ventanales al sudeste, las camas con los cabezales al norte y unos armarios o cajas para guardar las cosas de Venus: joyas u objetos de adorno, vestuario, zapatos, complementos. En el salón de la planta baja y en la sala de la música de la planta alta, se han reservado unos sillones orientados al suideste para la seducció, aunque también podrán reservarse para la chica joven del hogar.)
"De la posición de Mercurio verás el lugar del armario donde almacenan libros y cartas". El despacho o el lugar donde escribir, estudiar o colocar la librería debe situarse al Norte; en ese punto, Mercurio, protector de las letras y benefactor del ingenio cuidará de los escritos y los papeles. Y si uno es artista, allí es donde debe situar el estudio, con amplios ventanales al norte, porque la luz que entre por ellos será más uniforme prácticamente a todas las horas del día, con lo que se evitarán las dificultades que una excesiva variación de luces y sombras añadirían a la labor creativa. Y si además se puede abrir una ventana cenital, sería perfecto. (Planos 1 y 2, d: en la planta baja, dentro del salón, el teléfono -la comunicación de Mercurio- al norte; también hay un tresillo con uno de los sillones más adecuado para ler o tomar la palabra; el comedor está situado entre los lugares de Mercurio y de la Luna –la conversación y la comida)
"Y por la posición de Saturno sabrás el lugar oscuro que está en la casa, la cámara privada, los subterráneos y los lugares malolientes". El lugar para colocar el cuarto de baño está al Oeste, así lo separamos de la sala principal y de la cocina; parece también que los desagües funcionan mejor y el propio desagüe del cuerpo funcionará como un relo, ahí es donde Saturno, dios del tiempo y de los ritmos, actúa a sus anchas. (Planos 1 y 2, e: se han orientado los baños al oeste, así como los muebles antiguos y los sillones de los abuelitos)
"Por la posición de Marte conocerás la cocina y el lugar donde encienden el fuego y donde suelen degollar y matar animales". La cocina y la chimenea estarán mejor situadas en el Sur porque es donde Marte, el fogoso, trabajará mejor con sus sirvientes, las salamandras. Recibirá los rayos del sol al mediodía y permitirá trabajar perfectamente en el momento necesario. Además, el muro de la casa que da al sur, es el más soleado, recogerá el tibio calor del sol de los días invernales y favorecerá el ascenso del humo. No olvidemos que estamos hablando de un libro escrito en y para la zona mediterránea, donde encendemos la chimenea sólo en el invierno, cuando suelen soplar los vientos del norte, esa corriente de aire ayudará a que la chimenea tenga un buen tiro; en verano, cuando soplen más los vientos del sur producirán reflujo del humo, pero entonces no estará encendida. (Planos 1 y 2, f: La cocina, y concretamente los fogones están al sur; todas las chimeneas de la casa están igualmente orientadas al sur.)
"Por la posición de Júpiter sabrás el lugar donde suele estar el hombre, y la mejor habitación de la casa". Al Noreste de la casa es el mejor lugar para el salón, fresco a partir del mediodía, sitio idóneo para recibir invitados. (Planos 1 y 2, g: El salón, abajo y la sala de música, arriba, están así orientados; también se ha reservado el silón de Júpiter para el cabeza de familia. Para subrayar la naturaleza de Júpiter, hem,os colocado lo másgrande: el piano, en dicho lugar.)
"Por la posición de la Cabeza del Dragón conocerás el lugar donde hay una elevación para sentarse, silla, escaño o escalera para subir". Es el Sudoeste, pero claro, hoy en día no es necesario pensar en la luz que va a recibir la escalera que así estaría mejor iluminada al caer la tarde, momento en que va a ser utilizada; según Ben Ragel estaría situada entre el baño y la cocina.
Carmen Ordóñez, astróloga recientemente galardonada con el premio Demetrio Santos de Investigación astrológica, ha observado, en un trabajo sobre sueños, que cuando la Luna transita sobre el Nodo Norte natal, suelen producirse sueños de escaleras. (Planos 1 y 2, h).
"De la posición de la Cola del Dragón, el lugar en que hay una viga tendida o alguna columna caída y el lugar donde están los animales" En ningún lugar del Libro se indica cuál es el punto cardinal correspondiente al Nodo Sur, aunque si lo situamos por analogía debería estar enfrente del Nodo Norte, por detrás de Júpiter, en el Sudeste. Si Júpiter es señor de los caballos, la cuadra estaría fuera del recinto reservado a las personas, detrás del salón principal; este sería, en buena lógica, el punto idóneo para la cochera.

Se da la feliz coincidencia de que las casas de campo del pueblo alicantino de Xàbia, por ejemplo, construidas hace más de cien años, responden en gran medida al esquema enunciado, pues era el modo de edificar de unas gentes cuya economía dependía de los frutos de la tierra, concretamente del cultivo de la vid y la industria casera de la pasa. (El tratamiento de la uva para su secado requiere un ligero hervor -al sur- y un posterior secado al sol sobre cañizos que permitan su rápido traslado al interior de las "nayas" -cobertizos con arcos aireados que cumplen también la función de porches- para el caso de las frecuentes lluvias que en septiembre suelen producirse y que se orientan mayoritariamente al sudeste).

Como los modernos constructores han relegado al olvido estas normas básicas que regían en la antigüedad, sería muy conveniente, para quienes tienen la posibilidad de construir o comprar su casa, que antes fueran, brújula en mano, dando las instrucciones pertinentes al aparejador, o buscando la vivienda que más se ajuste a los cánones de la tradición, y no sólo por la evidente ventaja práctica del aprovechamiento de la luz diurna, sino porque es muy posible que esta disposición de las diversas estancias de la casa obedezca también a la ubicación ideal para la utilización de las energías de los planetas en cada una de las áreas que rigen dentro de la vida hogareña.
Se puede ensayar otro tipo de construcción: todas las estancias de la casa organizadas y bien orientadas alrededor de un patio interior, al estilo de las casas romanas y las árabes, muy tradicional en el área mediterránea, cosa que nos evitaría tener que construir la vivienda completamente aislada con ventanales a todos los puntos cardinales.
Para el caso de la mayoría, es decir quienes no tenemos la suerte de podernos construir una casa a nuestro gusto, cabe un "truquillo": ir adaptando, dentro de nuestra casa, los enseres y el mobiliario a las normas de los aforismos mencionados: por ejemplo, colocar, dentro del despacho, la mesa de trabajo hacia el norte de la habitación; cortar y preparar los alimentos en el punto sur de la cocina, almacenarlos al noroeste; situar el mejor sillón de la sala en el lugar de Júpiter, las antigüedades al oeste, poner el teléfono al norte, reservar un lugar para colocar la mecedora de la abuela en el punto del oeste de la sala, orientar la mesa del comedor entre el norte -por lo de la conversación- y el oeste -por la alimentación-, ordenar la cristalería y la vajilla al noroeste, guardar las joyas en el sitio de Venus... En el cuarto de baño no podremos fácilmente reubicar los sanitarios, pero quien tenga problemas de estreñimiento, podría probar, antes de "hacerlo", a pasear un poco por el Oeste.

 

ADELA FERRER


Adela Ferrer C/ Duque de Calabria, 16 - 9  46005 VALENCIA - Tel: 96 333 09 72 - 619 28 22 54

Adela Ferrer - astróloga experta en ocultismo y magia ------- Diseño WEB: Creamedios.com - Hosting: Mundired.com